domingo, 13 de junio de 2010

68. Tatuarse la libertad en la piel


Y aquí está.

Estoy realmente satisfecha con el resultado. Es que, como escribí en el título, es tener en la libertad tatuada en la piel... y saben? no hablo del tatuaje, es creer de verdad en algo y llevarlo en la mente, en el corazón, en los actos cotidianos, como si "estuviese tatuado en la piel".

Y me propuse ser libre... que llegara el día en el que me deshiciera de los pensamientos de muerte, de autodestrucción, de que todo el mundo me odiaba, de que la comida con sus gramos, sus calorías, lípidos y carbohidratos... Ay! qué cárcel... lo peor es que uno no sabe cuánto dura esa condena.

La primera vez que vomité no era consciente de lo que hacía. Pensé que era sólo por ese día porque me había comido dos porciones de fríjoles (judías). Pero al día siguiente me sentí bien haciéndolo de nuevo. Pensé que la 'bulimia' que conocía era la de laxantes, la de vómitos al final del día que ardían mucho... y que como yo lo hacía inmediatamente después de comer no iba a haber problema. Qué tonta, qué ignorante.

No sabía que vendrían muchos días más, muchos años más (4 años son muchos, demasiados para mí). No sabía que iba a terminar defendiendo la enfermedad inconscientemente y de que ese era el boleto para una "cadena perpetua". La defendía, sin aceptarlo realmente, pensando en que el único peligro estaba en en las consecuencias físicas de vomitar... y como éstas no se notan de inmediato, pues uno sigue y sigue sin parar.

Pero la caída del pelo, el deterioro de los dientes, la digestión lenta, subir y bajar de peso como yo-yo (que de todas maneras Sï vinieron después) fue lo de menos... de verdad, eso es lo mínimo que tiene la bulimia frente a las mareas mentales.

Llegaron irremediablemente las cadenas de la autodestrucción (jamás me trataba bien, no me motivaba a mí misma, no creía en mí misma, era muy exigente), las de la baja autoestima (ni siquiera me dejaba querer por mis padres o mi novio, me sentía tan poca cosa), las de la vergüenza (cuando los que más quiero se dieron cuenta de lo que to tenía y empezaron a sufrir mucho), las de la obsesión constante (le he dicho en este blog 'rumiar ideas'), las de no disfrutar de regalos de vivir como la comida, los viajes, las personas, las celebraciones... en fin, hay un largo etcétera.

Es que lo físico se deduce de cómo trabajamos nuestra mente. Este es el orden: razón, emoción, acción, efecto físico, mente y vuelve y empieza el círculo... no podemos pretender que nuestra mente sea consecuencia del trabajo intenso de lo físico como lo principal.

Entender que las razones más importantes para curarse de la bulimia no son físicas básicamente, sino mentales, es el paso que más cuesta dar. Pero lo das, lo dí, por fin... y me siento libre, como el vuelo de las libélulas.

Un abrazo y gracias por todos sus comentarios de la vez pasada.

4 comentarios:

  1. El tatuaje te ha quedado precioso! :)
    Yo tambien empeza pensando eso y ahora es de lo que mas me arrepiento, pensar que podia parar que solo seria una vez pero nunca acaba, siempre dices esta será la ultima vez pero la ultima vez nunca llega y cuando te quieres dar cuenta ya estas muy adentro....
    Tengo justo los mismos pensamientos que tenias tu de autodestrucion, baja autoestima, verguenza y obsesion constante pero me alegra ver que a pesar de tenerlos se puede salir como tu :)
    Muchas gracias! un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Te queda muy bien pequeña.

    Cuando estás rodeado de personas que te aprecian y quieren creo que resulta un poco más fácil intentar salir de esta "espiral del horror".
    Creo que ver que alguien lucha contigo, te acompaña... es la mejor de las motivaciones.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  3. El tatuaje te ha quedado precioso, pero lo más bonito es lo que simboliza: la libertad, la búsqueda otra vez del equilibrio y la salud...
    Dices "4 años son demasiados", sí, lo son, y sin embargo otras llevamos más de media vida, pero el infierno y el sufrimiento siguen siendo los mismos.
    Es cierto que es una cadena que uno sabe cuando empieza, pero no cuando acaba, es como si un agujero negro te engullese, te atrapase cada vez un poco más, y si no estamos muy dispuestas a salir volando de sus garras, acaba consumiéndonos. A veces, incluso queriendo escapar de sus garras, nos damos cuenta de que nos ha atrapado mucho más de lo que pensábamos... Pero lo más importante es tener muy claro que a partir de ahora lucharemos por la libertad, la salud y la felicidad...

    felicidades por todo lo que has conseguido y estás consiguiendo. Sigue así.
    Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
  4. worale!!!
    que bonito te ha quedado jaja
    libertad, dulce libertad!!
    jaja! suerte XD

    ResponderEliminar

¿Algún comentario?